EL INSOMNIO: AURICULOTERAPIA Y ACUPUNTURA

Actualizado: 5 de mar de 2020

#insomnio #acupunturalaspalmas #auriculoterapia #trastornodelsueño


Insomnio

El sueño representa uno de los equilibrios más preciosos de la vida, por lo que es indispensable preservarlo.


Si bien algunas personas han encontrado la forma de reducir y aliviar sus problemas, todavía queda una parte de la población que vive «con». Casi una de cada tres personas declara sufrir al menos un trastorno del sueño


EL INSOMNIO: EL TRASTORNO DEL SUEÑO CON MÚLTIPLES CAUSAS

No existe una definición única y universal del término «insomnio». Según la última clasificación internacional de los trastornos del sueño, el insomnio forma parte de uno de los siete grupos de trastornos del sueño identificados:


  • el insomnio

  • los trastornos respiratorios del sueño (síndromes de apneas centrales del sueño, síndromes de apneas obstructivas del sueño, síndromes de hipoventilación);

  • los trastornos motores del sueño (síndrome de las piernas inquietas…);

  • los trastornos centrales de hipersomnolencia (hipersomnias, narcolepsia);

  • los trastornos del ritmo circadiano;

  • los parasomnios (sonambulismo, pesadillas, terrores nocturnos);

  • otros trastornos del sueño.


¿Cuáles son las características del insomnio?

El insomnio puede considerarse un trastorno del despertar. Según el Barómetro de Salud 2010 realizado por el Instituto Nacional de Prevención y Educación para la Salud, el insomnio afecta al 15,8% de las personas de 15 a 85 años: 19,3% de las mujeres y 11,9% de los hombres. Las mujeres padecen de insomnio con mayor frecuencia que los hombres. El riesgo de insomnio crónico aumenta entre las personas que trabajan a un ritmo desfasado (3 x 8, trabajo nocturno, etc.).


Insomnio

Los criterios utilizados para referirse al insomnio son los siguientes:

  • dificultad para dormir (más de 30 minutos),

  • despertadores nocturnos o demasiado tempranos,

  • un sueño no reparador o de mala calidad con una resonancia diurna (fatiga, trastornos de la atención y la concentración, irritabilidad …)


Estas quejas deben presentarse al menos tres veces por semana, a pesar de las buenas condiciones de sueño (ausencia de luz, ruido, temperatura adecuada). Si estas denuncias duran tres meses, se hablará de insomnio crónico.


El insomnio de ajuste es más bien de corta duración y está vinculado a un evento puntual que provoca estrés y capacidad de adaptación.


¿Qué hacemos si no podemos dormir?


Las causas de insomnio pueden ser numerosas y múltiples a la vez relacionadas con otras patologías o trastornos del sueño y/o psicológicos.


Una consulta del especialista y la realización de una agenda del sueño son medios de evaluación para diagnosticar un insomnio, apreciar su gravedad y detectar una posible causa.


Las soluciones individualizadas, en particular a base de melatonina que contribuye a reducir el tiempo de sueño o de plantas como la Eschscholtzia o la valeriana pueden acompañar los tratamientos de ciertos trastornos.


El sueño es un proceso activo que consiste en una alternancia vigilia/sueño regulada y dinámica. Esta regulación se realiza a través de varias acciones y, en particular, el proceso circadiano que determina el momento de dormir y de despertar. En este proceso, la melatonina desempeña un papel de sincronización para estabilizar y reforzar los ritmos circadianos.



Plantas que ayudan a dormir

¿Qué es la melatonina?


La melatonina es una hormona secretada por el cerebro y especialmente por la glándula pineal, sólo en ausencia de luz. La melatonina está controlada por un reloj interno situado en el nivel del hipotálamo. Esta regulación varía en función del reloj biológico de cada uno.


La melatonina se sintetiza a partir de serotonina, cuyo precursor es un aminoácido esencial presente en la dieta, el triptófano. El triptófano aportado en forma libre o dentro de una proteína es capaz de aumentar la concentración plasmática de este aminoácido. De este modo, puede favorecer su uso por el cerebro. Por lo tanto, es importante tener una dieta equilibrada rica en triptófano para poder dormir bien.


Tras la síntesis, la hormona se libera en la sangre y los niveles plasmáticos de melatonina están directamente correlacionados con la secreción hormonal. En promedio, el organismo segrega melatonina de las 22:00 a las 7:00 a.m. La concentración máxima se alcanza, por término medio, a las 3-4 de la mañana y luego disminuye y se vuelve casi indetectable durante el día.


La melatonina también es capaz de bajar la temperatura del organismo. Existe una relación entre el ritmo de vigilia/sueño y la temperatura corporal. Cuando la temperatura sube, nuestro organismo se prepara para una fase activa. Por lo tanto, el sueño se produce cuando la temperatura corporal disminuye y el despertar se produce poco después del inicio del aumento de la temperatura.


¿Podemos quedarnos sin melatonina?

La edad, el ritmo de vida o el estrés pueden causar un retraso en la fase de sueño. Estas situaciones pueden dar lugar a una carencia de melatonina, lo que da lugar a trastornos del sueño más o menos graves.


Trastornos del sueño y envejecimiento

Ocho de cada diez franceses mayores de 50 se despiertan por la noche. Con la edad y calcificación de la glándula pineal, se observa un desregulación de la secreción de melatonina. La producción de melatonina disminuye, aumenta el tiempo de sueño y provoca más despertadores nocturnos.


El organismo produce esta hormona principalmente a la edad de 5 a 10 años. Esta cantidad disminuye a lo largo de la vida. La disminución de los niveles de melatonina provoca dificultades para dormir. El tiempo de sueño se eleva en promedio a 25 minutos en las personas mayores de 45 años y aumenta a 45 minutos después de 75 años.


Trastornos del sueño y horarios cambiantes

La modificación del ritmo de vida, el trabajo en horarios escalonados (diferentes turnos) o las situaciones de diferencia horaria pueden dar lugar a un retraso de la fase. En este caso, la producción de melatonina se desencadena antes o después, lo que provoca trastornos del sueño.


En caso de retraso de la fase, la producción de melatonina se produce con anticipación o con retraso en relación con el horario en el que queremos acostarnos. Es conveniente adelantar el pico de secreción de melatonina para favorecer un sueño más temprano por la tarde.


Trastornos del sueño y estrés


Las situaciones de estrés o ansiedad también pueden causar trastornos del sueño. En efecto, el cortisol, la hormona producida en exceso en estas situaciones, frena la producción de melatonina y provoca un desregulación de la arquitectura del sueño. Plantas como la valeriana, la eschscholtzia o incluso la pasiflora tienen propiedades ansiolíticas y sedantes interesantes en solución contra ciertos trastornos del sueño.


Por lo tanto, la melatonina desempeña un papel importante en su capacidad para regular nuestro ritmo de vigilia/sueño. Algunas situaciones pueden provocar menos melatonina y dificultades para dormir. Ante estos trastornos de múltiples causas, le recomendamos que pida consejo a su profesional de la salud.


La atención médica personalizada es importante para entender tu sueño. Las soluciones individualizadas, por ejemplo a base de plantas o de melatonina, que contribuyen a reducir el tiempo de sueño, pueden ser interesantes como complemento.


Otros métodos o terapias complementarias que le pueden ayudar en este tipo de trastorno es la Acupuntura y la Auriculoterapia de Nogier, con dos enfoques diferentes pero que igualmente y sobre todo, conjuntamente, aportan una ayuda inestimable.


A continuación le ofrecemos dos visiones diferentes, una desde la Medicina Tradicional China basada en sus principios ancestrales y otra, la Auriculoterapia de Nogier, basada en neurofisiología y con una visión más medica.


Un tratamiento personalizado e individual se va a llevar a cabo para cada paciente, sin la utilización de protocolos, Un solo paciente a la vez y un tratamiento personalizado


Información: 699 207 902


Auriculoterapia/Auriculomedicina

AURICULOTERAPIA

Una consulta e interrogatorio será practicado a cada paciente.

Identificar el tipo de trastorno y su origen, para lo cual un diagnóstico médico o del especialista será siempre favorable, si no, imprescindible.


Un examen visual, palpatorio y mediante el RAC-VAS, para aquellos que hayan sido enseñados en esta técnica y un control instrumental sobre los pabellones auriculares. Siempre teniendo en cuenta la lateralidad del paciente, sus antecedentes, medicación en curso, cicatrices, etc..


En un paciente diestro tendemos a trabajar del lado de su lateralidad e igual para uno zurdo.

Dependiendo del tipo de trastorno trabajaremos sobre diferentes zonas como:


  • Punto Maestro Reticular, los Nucleos de Raphe (serotonina), Cuerpo Calloso (mejor sincronización de dos hemisferios), Epífisis (optimizar el ritmo circadiano), Hipotálamo Anterior,...

  • s igualmente en cuenta el tipo de paciente, si ha habido con anterioridad, en el tiempo, algún traumatismo físico o psíquico (Hipocampo), Area prefrontal, si viene acompañado de piernas inquietas (Omega 2), cuando se abusa de la cena (Puntos del Hígado y VB), en pacientes hiperactivos se llevará a cabo un tratamiento de relax y equilibrio neurovegetativo.

Se podrá tratar al paciente mediante agujas, masajes auricular, frecuencias Laser o Infrarrojos o estimulación eléctrica, siempre dependiendo de la intuición y trabajo intelectual del profesional y con el acuerdo del paciente en cuanto al tipo de tratamiento.


Auriculoterapia

MEDICINA TRADICIONAL CHINA


LAS PRESENTACIONES CLÍNICAS BÁSICAS DEL INSOMNIO