Cáncer de mama: probióticos para proteger la mama


Los investigadores de Western University, London (Canadá) y el University College Cork (Irlanda) descubren por primera vez el papel de la microbiota mamaria, aportando nuevos datos sobre el papel del microbioma humano en la salud y sus especificidades asociadas a la enfermedad.

Cáncer de mama y probióticos

Una de cada ocho mujeres será diagnosticada con cáncer de mama durante su vida ... Hay factores genéticos, por supuesto, pero el medio ambiente también puede promover el desarrollo de la enfermedad: la obesidad es un factor bien documentado. Estos científicos se centraron en estudiar el papel de las baterías locales o microbiota del tejido mamario en el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Su trabajo, presentado en la revista Applied and Environmental Microbiology, identifica bacterias beneficiosas que protegen el seno del cáncer.


Búsqueda: comparar cuerpos sanos y enfermos


El medio ambiente, además de los factores genéticos, desempeña un papel en el desarrollo del cáncer de mama. Para comprender mejor su influencia, un equipo de investigadores secuenció el ADN de los tejidos mamarios de 58 mujeres que se sometieron a una mastectomía y 23 mujeres sanas. Este estudio mostró las diferencias en la composición bacteriana de los tejidos.


Resultados: una composición bacteriana diferente.


En mujeres que se han sometido a una mastectomía, se han encontrado altos niveles de Escherichia coli y Staphylococcus epidermidis: se sabe que estas "bacterias malas" inducen roturas de doble cadena en el ADN.

Las «malas» bacterias: en la práctica, el estudio muestra que las mujeres con cáncer de mama tienen altos niveles de Escherichia coli y Staphylococcus epidermidis, bacterias conocidas para inducir roturas de doble cadena de ADN. Un tipo de daño al ADN, explican los investigadores, causado por agentes genotóxicos, las especies reactivas del oxígeno y las radiaciones ionizantes. El mecanismo de reparación de estas roturas de doble hebra conlleva una alta tasa de errores que conducirán finalmente al desarrollo de cáncer.

Las «buenas bacterias»: por el contrario, Lactobacillus y Streptococcus, consideradas bacterias beneficiosas, se encuentran en niveles más altos en los senos saludables. Ambas especies tienen propiedades anticancerosas.Streptococcus thermophilus, por ejemplo, produce antioxidantes que neutralizan las especies reactivas del oxígeno, responsables de daños al ADN


El mecanismo de reparación de estas roturas de doble cadena tiene una alta tasa de errores que, en última instancia, conducen al desarrollo del cáncer. En contraste, en mujeres sanas, se observó un alto número de Lactobacillus y Streptococcus. Estas especies son consideradas beneficiosas en la prevención del riesgo de cáncer. Streptococcus thermophilus, por ejemplo, produce antioxidantes que neutralizan las especies reactivas del oxígeno, que causan daños en el ADN.


¿Cómo fortalecer la microbiota mamaria?

La protección bacteriana de esta microbiota podría mejorarse tomando probióticos. Algunos estudios muestran la capacidad de los lactobacilos, bacterias del ácido láctico que son esenciales para la protección de la microbiota, para llegar a la glándula mamaria. Los probióticos son, por lo tanto, una nueva opción para mejorar el tratamiento del cáncer de mama, aunque "los efectos de las posibles interacciones con el sistema inmunitario del huésped aún no se han verificado", señalan los investigadores.


Los probióticos también pueden ser de interés para las mujeres que nunca han amamantado, ya que la lactancia desempeña un papel en la reducción del riesgo de cáncer a través de bacterias beneficiosas en la leche materna.


Lo que hay que recordar

  • El análisis de la microbiota mamaria permite conocer el tipo de bacterias presentes en el entorno objetivo. Dependiendo del tipo de bacteria presente, existe una correlación con el estado de salud de la persona: enfermo o sano.

  • Una ingesta de probióticos puede fortalecer la microbiota mamaria y, por lo tanto, reducir el riesgo de cáncer de mama, especialmente en mujeres que nunca han amamantado.

¿Probióticos para proteger a las mujeres del cáncer de mama? Si está demostrado que la leche materna contiene bacterias beneficiosas y que, por lo tanto, la lactancia materna puede desempeñar un papel en la reducción del riesgo de cáncer, ¿cómo reforzar esta protección bacteriana en las mujeres que nunca han amamantado? La idea sería, pues, mejorar la flora bacteriana de los pechos: estudios anteriores han demostrado que los probióticos los lactobacilos pueden, en la mujer, alcanzar la glándula mamaria y desempeñar este papel benéfico. La cuestión de la lucha contra el riesgo de cáncer mediante la abundancia de bacterias beneficiosas y la reducción de las bacterias nocivas a través de probióticos, por lo tanto, es una opción totalmente nueva para mejorar la gestión del cáncer de mama. Sin embargo, aún no se han comprobado los efectos de las posibles interacciones con el sistema inmunológico del huésped… concluyen los investigadores.




Referencias:

https://www.santelog.com/news/cancerologie/cancer-du-sein-la-piste-des-probiotiques-pour-proteger-le-sein_15948_lirelasuite.htm#lirelasuite

https://www.pileje.fr/revue-sante/cancer-sein-lutter-contre-risques-probiotiques

#cáncerdemama #probióticos #acupunturalaspalmas #dolor #auriculoterapia


23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo