La "acupuntura médica occidental" en los sofocos

Artículo original: https://gera.fr/l-acupuncture-medicale-occidentale-dans-les-bouffees-de-chaleur/#comment-12

Sofocos y Acupuntura

En Dinamarca se está llevando a cabo un ensayo pragmático para evaluar la eficacia de la acupuntura en los sofocos de la menopausia [1]. 70 pacientes con sofocos moderados o graves, puntuación 4 en el MSQ (MenoScores Questionnaire), se aleatorizan en dos grupos: acupuntura o lista de espera para la que se espera el mismo tratamiento seis semanas después. El protocolo de acupuntura está estandarizado con 5 puntos (un total de 8 agujas), cinco sesiones de 5 semanas (ver figura 1).


Protocolo acupuntural

La evaluación se refiere a las respuestas al MSQ, cuestionario de autoevaluación desarrollado previamente por los autores y validado en el ámbito de los trastornos de la menopausia [2]. El MSQ consta de 12 subescalas, de las cuales la escala de sofocos (HF, hot flushes) utilizada en el estudio como criterio principal, mientras que las subescalas restantes se consideran criterios secundarios.

En la variable principal se observa al final del tratamiento (5 sesiones, 6 semanas) una mejoría significativa en el grupo de acupuntura en comparación con el grupo control. El resultado también es significativo a las 3 semanas, es decir, sólo después de dos sesiones (figura 2). Para los criterios secundarios, el resultado parece positivo en 6 subescalas (sudoración diurna y nocturna, sudoración generalizada, trastornos del sueño, síntomas físicos, trastornos del cabello) pero negativo en los otros 5 (memoria, síntomas urinarios y vaginales, abdominales, sexuales y fatiga).

Por lo tanto, se trata de un pequeño ensayo pragmático que coincide con un meta-análisis anterior que demuestra que la acupuntura mejora la frecuencia y la gravedad de los sofocos de la menopausia [3], pero sin mostrar ninguna diferencia frente a la falsa acupuntura.


Lo que llama nuestra atención es el hecho de que los autores declaran su protocolo de acupuntura como perteneciente a una «acupuntura médica occidental» (Western Medical Acupuncture, WMA). Se refieren directamente a las publicaciones de White A y otros [4-5] que definen esta entidad y cuyo estudio se supone que nos presenta un caso concreto.

Comparando el protocolo del estudio con las prácticas chinas, es difícil percibir en qué la WMA es «occidental». 5 de los 6 puntos utilizados se encuentran en los protocolos de los 39 estudios chinos estudiados por Cui Xu-Jun [6]. Los autores presentan su tratamiento como «estandarizado», lo que supuestamente se opone a una acupuntura china individualizada. Pero también en este caso, cuando se analizan las prácticas chinas, se observa que la diferenciación de los síndromes sólo se utiliza en el 28 % de los estudios sobre la menopausia [6] que confirman que se trata únicamente de una opción terapéutica [7]. La individualización del tratamiento como constituyente de la medicina china es un mito occidental.

De hecho, los promotores de la WMA reconocen que «hay relativamente poca diferencia técnica con la acupuntura tradicional» [4]. La distinción se refiere al corpus al que se supone que se refiere la práctica y Ellos realizan una separación entre lo que llaman una «acupuntura china» basada en una «antigua ideología» y una «acupuntura médica occidental» basada en ella «los conocimientos actuales de la anatomía, de la fisiología y de la patología, y los principios de la Evidence-based Medicine (EBM)». Se trata, por supuesto, de poner a distancia los conceptos clásicos de la medicina china (yinyang, qi, meridianos, Zheng...) y de sustituirlos por los conceptos científicos de la medicina moderna. Esta intención no es nueva y se encuentran numerosos ejemplos en la historia de la acupuntura en Occidente a lo largo del siglo anterior [8-10].

White no enuncia las teorías chinas como teorías médicas antiguas, sino como una «ideología antigua». La dicotomía que establece no es entre ciencia antigua y ciencia moderna, sino entre ciencia e ideología, es decir, entre ciencia y no ciencia. La base de toda controversia sobre la acupuntura en Occidente está ahí: la no-comprensión del corpus médico chino como de naturaleza racional y científica, sino, por supuesto, obligado por los conocimientos, herramientas y métodos disponibles entonces. La medicina china no es una entidad aislada, sino que se inscribe en una tradición científica ampliamente documentada y que, durante mucho tiempo, precedió a Occidente en la mayoría de las disciplinas [11,12]. Es un contrasentido histórico y epistemológico ver en ello una ideología.

La historia de la medicina y la ciencia nos muestra que las teorías modernas y las teorías antiguas coexisten en la mayoría de los casos, siempre que estas últimas conserven un interés práctico o heurístico para la comunidad científica, ya sea occidental o china. No tiene sentido oponer los conceptos de Qi o meridianos a los conceptos de neurociencia o EBM. Las neurociencias construyen un modelo explicativo que, en el estado actual, no tiene ningún valor práctico para la acupuntura. A la inversa, los enunciados de la medicina china ya no tienen valor explicativo, sino que conservan un valor operante central.

Es divertido observar que los autores rechazan el Qi pero ingenuamente buscan el deqi, rechazan los meridianos pero asocian en su protocolo 6BP, 9BP, 8H y 3VC sin percibir que esta asociación es, en sí misma, portadora de la noción de meridiano. Tener en cuenta el Qi o los meridianos, no es francamente creer en su realidad, material o no material, es tener en cuenta, tanto para la práctica como para la investigación de un conjunto de fenómenos o de entidades clínicas que los chinos han agrupado en torno a los conceptos de Qi o de meridianos.

Los dueños de la WMA reclaman la EBM y la neurociencia. Pero la EBM y la neurociencia son herramientas y métodos que se aplican a objetos o fenómenos que la medicina china supuestamente ha identificado y descrito. Esto es lo que las herramientas y métodos de la ciencia cuestionan, es la acupuntura como tal, en su perímetro y sus contenidos. En suma, los defensores de una «acupuntura occidental» pretenden demostrar la no cientificidad de la «acupuntura china» apropiándose y desviando sistemáticamente las pruebas en su beneficio.

Se habrá comprendido que la acupuntura en Occidente está atrapada en una controversia aparentemente inextricable. Esta controversia es mantenida por múltiples mitos que se llevan a cabo sin el conocimiento de unos y otros y cuyo origen se sitúa en las mismas condiciones de la recepción de la acupuntura en Francia [13]. La «acupuntura médica occidental» no es más que una imagen ideal, una reacción a una «acupuntura tradicional» construida por el esoterismo occidental [14]. Son dos imágenes fantasiosas de la acupuntura que se enfrentan y contaminan el legítimo debate científico sobre los contenidos clínicos y terapéuticos de la medicina china.

Johan Nguyen

Références

1. Lund KS, Siersma V, Brodersen J, Waldorff FB. Efficacy of a standardised acupuncture approach for women with bothersome menopausal symptoms: a pragmatic randomised study in primary care (the ACOM study). BMJ Open. 2019;9(1).   [193362].   |doi|.

2. Lund KS, Siersma VD, Christensen KB et al. Measuring bothersome menopausal symptoms: development and validation of the MenoScores questionnaire. Health Qual Life Outcomes. 2018;16:97.   [195844].  |doi|.

3. Befus D, Coeytaux RR, Goldstein KM, McDuffie JR, Shepherd-Banigan M, Goode AP, Kosinski A, Van Noord MG, Adam SS, Masilamani V, Nagi A, Williams JW. Management of Menopause Symptoms with Acupuncture: An Umbrella Systematic Review and Meta-Analysis. Journal of Alternative and Complementary Medicine. 2018;24(4):314-323.   [145186].  |doi|.

4. White A and Editorial Board of Acupuncture in Medicine. Western medical acupuncture: a definition. Acupuncture in Medicine. 2009;27(1):33-5.   [159571].  |doi|.

5. White A, Cummings M, Filshie J. An introduction to western medical acupuncture. London: Churchill Livingstone, 2008. [194842]. Edition française : Précis d’acupuncture médicale occidentale. Issy-les-Moulineaux: Elsevier Masson. 2011.   [155803].

6. Cui Xu- Jun, Huang Qin-Feng. Acupuncture for climacteric syndrome Journal of Acupuncture and Tuina Science. 2004;2(4):9.   [132733].  |doi|.

7. Nguyen J.  La différenciation des zheng comme option thérapeutique. Acupuncture, Preuves & Pratiques. 2020.  |URL|.

8. Regnault J. L’acupuncture et la réflexothérapie, Moniteur Medical. 1919:2.   [135506].  

9. Mann F. Reinventing acupuncture : new concepts of ancient medicine. Oxford : Butterworth-Heinemann. 1992.  

10. Daniaud M. Stimulothérapie, acupuncture actualisée. Lyon Méditerranée Medical. 1985;21(6):9753-6.   [8295].  

11. Needham J. Dialogue des civilisations Chine-Occident. Pour une histoire œcuménique des sciences. Paris : Éditions la Découverte. 1991.   [28611]. 

12. Nguyen J. Pourquoi y-a-t-il encore une médecine traditionnelle chinoise et plus de physique traditionnelle chinoise ? Acupuncture & Moxibustion. 2017;16(2):126-8.   [195768].  |URL|.

13. Nguyen J. La réception de l’acupuncture en France, une biographie revisitée de George Soulié de Morant (1878-1955). Paris: l’Harmattan. 2012.   [158580]. | URL |.

14. Nguyen J. Rompre avec le discours ésotérique dans notre champ professionnel : un impératif éthique. Acupuncture & Moxibustion. 2017;16(1):67-78.   [189898].  |URL|.




70 vistas0 comentarios